26.7.21

Candanchú necesita un análisis especial. Y a su vez muy contundente

El asunto de Candanchú es muy grave y en apariencia la suma de una serie de errores tácticos no detectables a tiempo. Junto a la suma de presiones no bien concebibles por parte de quien debería pensar solo en intentar cuidar sus negocios, que tanto cuesta levantar. Las presiones siempre deben ser tenidas como eso, presiones. Y analizar qué se quiere conseguir con ellas.

Aragón no tiene un exceso de posibilidades, por eso cuidar las pocas que tenemos debe ser fundamental, y así lo ha visto el Presidente Lamban, aunque posiblemente algo más tarde de lo que se debería, La pandemia está haciendo estragos y este es solo la puntita del precio de la factura total.

Y como Aragón no puede prescindir de Candanchú y a su vez no se pueden hacer obras brutales en la zona si tenemos que estar en manos de unos señores empresarios que pueden decidir hoy si y mañana no. 

Que Aramón se haga cargo de Candanchú no parece a priori la opción lógica, y sin duda tampoco la barata para todos los aragoneses.

Pero hay que moderar algunas actuaciones futuras, pues está claro que depender de procesos no totalmente limpios y trasparentes, tiene unos riesgos que Aragón no se puede permitir.

¿De quién es la zona de Candanchú, y no me refiero a sus infraestructuras montadas para hacer negocio? Partiendo de este análisis y sin presionar a nadie —sino al contrario, intentando buscar soluciones y admitiendo errores de estrategia en el tiempo y en algunas decisiones contra la pandemia— tal vez toque también aprender a defender los futuros y las economías de Aragón de unas formas un poco más inteligentes.

Aragón debe admitir que los dineros que mueven nuestras economías —productivas e industriales incluso— no siempre son controlables y ese déficit hay que analizarlo y buscar defensa. 

O Aragón aprende a defenderse mejor de los intereses ajenos a Aragón que son parte del futuro de Aragón —y en eso tenemos que intervenir todxs los aragoneses en muchas decisiones que sí tomamos nosotros como ciudadanos— o el desierto avanza a mucha velocidad.

Julio M. Puente Mateo


No hay comentarios:

Publicar un comentario