23.12.21

El Cine Elíseos es ya un restaurante. ¿Y cómo ha quedado?


No es sencillo caer derrotado ante una decisión polémica que afecta en este caso al interior del antiguo Cine Elíseos, y luego admitir que lo realizado es muy interesante y correcto, y que ha sido una buena idea.  A veces criticamos y nos tenemos que comer las equivocaciones.

Yo siempre hubiera preferido que el Cine Elíseos hubiera seguido siendo cine, pero ante la imposibilidad por falta de rentabilidad de la que somos responsables todos los ciudadanos, se podía haber optado por dejarlo cerrado o abrir un negocio rentables. Y es esto lo que finalmente se ha realizado, con unos criterios de conservación que me parecen exquisitos.

Se ha limpiado todo el interior en un trabajo de restauración que parece correcto a primera vista. Pero además se han separado con mamparas de metacrilato todas las paredes de las mesas para intentar que no se manchen o se rocen y se estropeen. 

En Zaragoza ya tenemos ejemplos de conversión comercial en Cines que sin gustarnos al menos mantienen su estructura. Pero tenemos otros ejemplos en donde todo se ha destruido y eso si que ha sido un desastre tremendo.

Me podría referir a la barbaridad del Teatro Fleta, pero también al cine Mola, al Dux, al Roxy o al Teatro Argensola. Otros se han ido transformando en Bingos e incluso hay un cine que se ha convertido en iglesia. Que uno de los mejores (no quiero recordar ni al Avenida ni al Alhambra) se haya convertido en un resturante de comida rápida, puede parecer el mal menor. Pero si además se ha cuidado todo, pues miel sobre hojuelas, pues al menos tenemos en la zona centro un local elegante y muy bonito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario