2.3.21

¿Quienes somos nosotros, Zaragozanos de hoy, para destruir lo que es historia?


Estos restos que han aparecido en la plaza de Santa Engracia de Zaragoza al efectuar la reforma parecen ser parte del convento del antiguo edificio de Santa Engracia, destruido todo en los Sitios de Zaragoza. Quedan las bases de algunos edificios, los empedrados de algunas calles, y es previsible que también restos de la época o incluso por debajo de estos, restos de periodos anteriores. 

Zaragoza es una ciudad histórica, y sus 2.000 años de historia están en muchos casos escondidos por debajo de la ciudad actual, como sucede en todas las ciudades históricas. por eso no es una ciudad sobre la que se puede construir líneas de Metro sin antes asumir que destruiríamos la historia de nuestra ciudad que todavía permanece por debajo de nuestras calles.

Debemos asumir que nosotros, los actuales vecinos de Zaragoza, no somos nadie para decidir qué debemos conservar de nuestra historia, para que sigan conociendo y disfrutando nuestro futuros ciudadanos zaragozanos. Somos animales de paso, dentro de historias de muchos siglos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario