28.5.20

Nuevo modelo de las Residencias de Personas Mayores en Aragón

Nace una nueva Comisión en las Cortes de Aragón para reflexionar sobre el modelo de las Residencias de Personas Mayores en Aragón, sobre su papel y sobre todo sobre su integración en mayor o menor medida, tanto con Servicios Sociales como con Sanidad.

Durante muchos años hemos pensado que una Residencia para Personas Mayores debía ser como un gran Hotel preparado para estas edades y necesidades. 

Y tal vez en eso nos hayamos equivocado en parte, pues en el ánimo de dulcificar los años complicados que nos otorga la vejez disimulando las necesidades de las personas mayores, nos hayamos olvidado en parte de sus necesidades que van aumentando con el crecimiento en edad.

Las Residencias Privadas o Concertadas disponen de personal sanitario privado que no siempre corresponde con lo indicado en las contratas. Y a través de estos primeros desfases van aumentando los problemas tanto en Farmacia como en Alimentación, en tratamientos o en atención de Especialistas. 

Es cierto que parte de la salud de estos pacientes sigue recayendo en la Sanidad Pública, pero no en la medida en que se necesita controlar. Y de eso saben muchos las enfermeras de Centros de Salud públicos que tienen que atender a los “pacientes” de las Residencias.

Los modelos de gestión (pues hay varios) de las Residencias de Personas Mayores deben revisarse, y sus servicios y la relación con las plazas concertadas, y también sus espacios comunes, y su adaptación al siglo XXI, y su coste y su control. 

De hecho estos modelos actuales son un gran negocio para grandes empresas ajenas a la Atención Social o a la Salud, donde han ido recalando empresarios de nuevo cuño con el simple lamín de tener beneficios con las Personas Mayores. Y eso suena a feo. Como poco… a feo.

Tendremos que analizar qué grado de medicalización deben tener las Residencias, qué tipo de control sanitario global, qué tipo de actividades sociales y para la salud mental (como elemento de convivencia hacia la felicidad en todas las edades) deben tener estos establecimientos, incluso aprender de otros países modelos claramente diferentes para reflexionar sobre ellos y saber si encajan en nuestra propia sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario