17.5.22

Zaragoza no tendrá tranvía ni autobús de calidad moderna


Hoy el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón ha sido contundente con la Segunda Línea del tranvía en Zaragoza, y con la realidad del servicio de transporte urbano. No es viable, no se puede pagar, es imposible sin el apoyo directo y contundente de la DGA, es decir si el Gobierno de Aragón no pone al menos 100 millones encima del proyecto.

Es verdad y así lo ha dicho el alcalde de Zaragoza, que ya los dos anteriores alcaldes, del PSOE y de ZEC, no fueron capaces de sacar el proyecto de la segunda línea del tranvía. No es posible, aunque para Zaragoza sea muy importante, pero somos la ciudad más endeudada entre las grandes y aunque en todas las ciudades similares son los Gobiernos Autonómicos los que pagan estos proyectos, en Aragón no es así. Podemos compararnos con Valencia, Sevilla, Málaga, Bilbao, Barcelona, Madrid, etc. y observar quien paga las inversiones de sus servicios públicos y urbanos de transporte en estas ciudades.

Es cierto y así lo ha indicado también Jorge Azcón que hay que reformular todo el servicio de transporte urbano de autobuses, por varios motivos, incluido el que cada vez se usa menos el bus urbano, y esa pérdida de pasajeros por efecto de la pandemia y de las nuevas maneras de movernos, hace inviable incluso un proyecto como el actual.

El próximo año acaba la concesión del servicio con la empresa AVANZA, los constante conflictos con los trabajadores de la empresa es otro problema añadido. Y no se ve ni solución al problema, ni garantías de que podamos encontrar una solución.

Nadie se atreve a decirlo, pero el servicio de autobuses urbanos en Zaragoza será peor a partir del próximo año, costará más caro, habrá que reordenar líneas para dar un servicio pero y con menos déficit, y eso será con independencia de quien sea el alcalde nuevo en la Zaragoza.

Hay en algunas ciudades europeas lo que representa ya un nuevo sistema de autobuses eléctricos con vías dedicadas, como hay en Zaragoza el tranvía, pero sin hacer obras y sin la opción de que un tranvía si se para cierra la circulación de la vía

Pero la inversión en adaptar las avenidas a ese servicio, siendo mucho más barato que el tranvía, también hay que pagarlo, como hay que pagar los nuevos autobuses. 

Esos proyectos, con una gran deuda por habitante como remanente, son inviables. Pero a la vez no hay arrestos para decírselo a los ciudadanos, para que sigamos votando a unos o a otros. A los gestores les da igual, pues podría darse el caso de que tampoco a nadie le interesara gestionar la ciudad de Zaragoza. 

Empezando por el caso probable de que tampoco hubiera empresas de calidad interesadas en llevar la concesión del autobús de Zaragoza a partir del 2023. Cuidado con lo que nos jugamos entre todos. 

Julio Puente Mateo

No hay comentarios:

Publicar un comentario