2.7.17

La Torre Nueva nos enseñó que todo se puede tirar si lo mandan los concejales

Os dejo un artículo publicado hoy en Heraldo de Aragón, que creo es obligación sacarlo de las hemerotecas y ponerlo a volar un poco más si cabe, desde cualquier ventana que se precie por poner en valor Zaragoza.


Esta tontada de tontos, según nos relata maravillosamente Guillermo Fatas, se puede volver a producir en cualquier momento, en estos años de tontos. Daría igual si lo que se desmonta es un azud, una pasarela o la torre de una iglesia que produce sombra. Los tontos no tienen medida, ni tampoco camino al andar. Van a trompicones.

Nota.: Gracias a Heraldo por dejarme copiar su artículo. Si molesta la copia, por favor, decírmelo y lo quito. Pero la formación es de más valor, creo, que la información.


No hay comentarios:

Publicar un comentario