11.6.24

Aragón no es bipartidista, pero lo disimula muy bien


Nos pasa nuestro corresponsal y geógrafo Jorge Marqueta una reflexión sobre los últimos resultados electorales en Aragón. Os dejo su texto a continuación, antes de acompañarlo al final de algunas palabras mías:

------------------
J.M.
Dejando al margen las elecciones locales por su peculiaridad, desde 2019 al pasado fin de semana junio 2024, ha habido 6 procesos electorales en Aragón: autonómicas y generales en 2019 y 2023 y europeas en 2019 y 2024 además de Generales, que han supuesto un reforzamiento del bipartidismo, que iniciaba el periodo en torno al 50% y lo finaliza por encima de las ⅔ partes del electorado.

Atendiendo a la configuración actual del sistema político aragonés con los partidos representados en sus Cortes, la situación es la siguiente.

PP se consolida como primera fuerza, pasando de representar poco más del 20% en 2019 a llegar al 35,55 en las autonómicas del 2023, 36,27 en las generales de 2023 y 37,16 en las últimas europeas, fundamentalmente por la absorción de Ciudadanos. 

Tiene el grave problema de la fuerza de la extrema derecha, a la que no resta votos, lo que limita sus posibilidades de crecimiento, pues parece que por el ala moderada ya ha sumado cuanto podía.

PSOE muestra un suelo fuerte en torno al 30%. En esta ocasión, a pesar de una campaña errática sin presencia de la candidata europea ni del Secretario General y con un enfrentamiento abierto y una división interna indisimulada. Una fortaleza que es, paradójicamente, muestra de su debilidad. 

Tiene un voto fiel, pero los malos resultados de los partidos a su izquierda no se traducen en un crecimiento para ellos y, además, alejan posibles pactos futuros.

La extrema derecha, antes con un partido y ahora con dos, se estabiliza en un preocupante 16,62%. Terrible noticia, sin duda.

La izquierda, que se ha presentado en cada convocatoria de una manera y con nombres diversos, con tres candidaturas, con una, con dos,…. ha pasado de concitar el apoyo del 17,67% del voto a menos de la mitad (8,1%) en tan solo cinco años. 

Aragón-Teruel Existe irrumpió con un 2,82% en las generales de 2019 (presentándose solo en Teruel) y, tras las autonómicas de 2023, parece estabilizarse en torno a un exiguo 3%.

El Par es un partido testimonial que solo se presenta en las autonómicas.

Gráfica:
Elaboración propia. Fuente: Ministerio del Interior y Gobierno de Aragón. Jorge Marqueta.


---------------

Este gráfico que nos ha dejado Jorge Marqueta muestra la realidad, son números que crea la sociedad aragonesa. Caminamos hacia el futuro de la mano de estas decisiones, aunque a veces cuesten asumirlas. Pero también nos tenemos que hacer una pregunta sencilla.

¿Quien tiene la responsabilidad de esta realidad?

Los silencios, el NO HACER LO NECESARIO es muchas veces responsable de que caminemos en una u otra dirección. 

Todos hablamos de los problemas de Aragón, de España. Parecemos conocerlos todos. Pero lo curioso es que algunas veces —y en no hace tanto tiempo— hemos tenido responsabilidad sobre estos problemas y no hemos sido capaces de resolverlos.

A veces el crecimiento de unos… viene de la incapacidad de otros. Y reconocerlo como estoy haciendo yo aquí es el primer paso. Debería ser el primer paso para encontrar solución o cambio.


En estos años hemos visto nacer y crecer diversas formaciones políticas. Casi todas ellas parecían ser además de partidos políticos con un rápido crecimiento, continentes de unas ideas lógicas y necesarias. Todas ellas… o han fracasado o han disminuido, o están hoy muy débiles.

Hablo de Ciudadanos, UPyD, Podemos, ZEC, Sumar, IU, VOX, Teruel Existe. Podría añadir a esta lista dos formaciones aragonesistas que no atraviesas sus mejores tiempos como son el PAR y CHA. Y poner también otra media docena de pequeñas formaciones que no llegan a despegar. 

¿Qué queda? Pues nos guste o no —a mi personalmente no me gusta nada de nada— quedan solos el PP y el PSOE. Un bipartidismo perfectamente engranado y repartido incluso en sus odios, cabreos que los alimentan para seguir siendo lo que son. 

¿Y a partir de ahora qué…?
Pues esa es la buena pregunta sin respuesta. De entrada la líder de SUMAR deja el partido. Una situación curiosa de la que no quiero hablar aquí, pues estas líneas van más de Aragón. 

Sin duda Aragón ha recogido casi escandalosamente un número de votos de una formación de extrema derecha que no conoce Aragón ni tiene estructura, ni programa o campaña. En algunas localidades el número de votos de esa "Fiesta" debería hacernos reflexionar muy seriamente. Incluso para dejar toda la política y dedicarnos a jugar al guiñote. 

Porque hay algo que no todo el mundo sabe: mientras algunos partidos que han recogido muchos votos no saben dónde está Botorrita o Anzánigo, hay partidos en Aragón que mejor o peor, llevan décadas pateándose los caminos y las carreteras e intentando dignificar la vida de los aragoneses. Que llevan miles de horas de su vida hablando con los vecinos de Zaragoza o de Muel, de Teruel o de Mianos. Y ahora miran los votantes y les entran unas ganas terribles de irse a la mierda. ¡¡Huy, perdón!! quería decir a jugar al dominó al bar. 

Julio Puente

10.6.24

Aragón ante Europa. Joooder


Si observamos los resultados de las Elecciones al Parlamento Europeo de este 2024 en Aragón, alguien o "alguienes" deberían ponerse a sopesar que seguir igual no sirve de nada. Y me refiero a toda la izquierda aragonesa.

Si leemos con calma el número de votos obtenidos por las diferentes candidaturas en Aragón hay un dato tremendo.

El nuevo partido político, desconocido, sin campaña, sin medios de comunicación oficiales, sin programa ni candidatos que decidió llamarse "Se acabó la fiesta" ha obtenido más votos que Sumar más CHA, o casi el doble que Podemos. Y también casi el doble que Teruel Existe.

Se dirá para calmar conciencias que unas elecciones al Parlamento Europeo no tienen nada que ver con unas Generales o una Locales. Y siendo verdad, es querer seguir engañándonos todos.

La reflexión de alguien o "alguienes" debería ser muy profunda. Y no parece que nadie quiera hacerla.

Ajovín