15.2.18

Esa Zaragoza escondida que curiosamente no huele a muerto

Por las ciudades también hay rincones donde vamos dejando los cadáveres del urbanismo, para que no molesten. Incluso para que no molesten al recuerdo o a la vista. 

Son rincones apartados de los lugares por donde paseamos, para que nadie se haga preguntas incómodas. 

¿Sigue sirviendo para algo? ¿nadie lo quiere? ¿cuanto polvo acumularán sus verdes techos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario