7.2.18

Historias de Goya y sus obras que no están en Aragón

El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) ha decidido sacar de sus almacenes el pequeño cuadro ‘La Aparición de la Virgen del Pilar’ pintado por Goya en 1782-1783, para mostrarlo al público en la reordenación de su colección, una lógica decisión dado el valor de la obra.

Este pequeño cuadro era propiedad de un industrial textil barcelonés que tuvo que huir a Suiza por presuntos problemas legales, y que a la muerte de este se vio envuelta en pleitos por no quedar claro en su testamento a quien se lo dejaba de herencia, hasta que la justicia lo entregó en depósito al Ayuntamiento de Barcelona quien a su vez lo entregó al MNAC, hasta que terminen los juicios sobre su propiedad. 

Estuvo la obra 20 años desaparecida, entre 1990 y 2011, hasta que la Guardia Civil la encontró en un domicilio de Alicante. Era una obra muy conocida, pues había participado en diversas exposiciones internacionales del arte de Goya,

Pero no fue una obra destinada a lucirse en despachos de empresarios, pues el encargo a Goya era para un retablo que estaba en la iglesia de San Pedro en la localidad de Urrea de Gaén en la comarca del Bajo Martín en Teruel. Es decir, en Aragón. Y su primera propietaria, la iglesia aragonesa, se tiene ahora que conformar con una reproducción de este cuadro de Goya, colocada en el altar de la Virgen del Pilar, que era donde estaba en su momento el original. También desapareció el retablo mayor obra de Ramón Bayeu con la intervención de Goya y de José del Castillo y un San Agustín pintado por Goya o por José del Castillo (hay dudas).

Como curiosidad añadida comentar que la iglesia está dedicada a San Pedro por los apoyos que recibió en su construcción de parte del aragonés Conde de Aranda, que se llamaba Pedro Pablo Abarca de Bolea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario