9.2.18

Eco de Aragón. Un periódico curioso

El número de diario y semanarios que Aragón tuvo en el siglo XIX fue muy abundante. Los tiempos eran convulsos y las posibilidades de la información era escasas así como el número de aragoneses que podían comprar los periódicos o que simplemente les interesara o incluso que supieran leer. Por ello sus posibilidades de mantenerse en la calle y vivos, eran escasas y su duración en el tiempo más bien la baja.

Eco de Aragón es uno de ellos, que tuvo dos fases, desde 1838 hasta 1843, y desde 1864 a 1872. Muchas veces movidos por las posibilidades políticas del momento, sus poyos y las necesidades de “estar” entre la población. En realidad eran redacciones muy pequeñas, que aprovechaban noticias de agencias de otras provincias y les añadían unas pocas y elegidas noticias locales. ¿Les suena esto a algo?

Eco de Aragón se publica en Zaragoza, en el Coso, desde noviembre de 1838, siendo de tendencia claramente progresista y decidido defensor de Espartero. Fue un importante periódico regional, que se vendía además de en Zaragoza en Ejea, Barbastro, Calatayud, Huesca, Graus, Fraga y Teruel, y un claro competidor del Diario de Zaragoza dirigido por Antón Pirulero (Agustín Peiró)

En 1843 desaparece, a la vez que acaba la Regencia de Espartero. Su mayor peculiaridad es que es obra de una única persona, el escritor Braulio Foz, inmortalizado por su obra Vida de Pedro Saputo, por lo que se nota en su interior un perfil acentuado hacia lo literario, publicando por vez primera en la prensa aragonesa novelas en folletín.

Una segunda etapa de Eco de Aragón se inicia desde septiembre de 1864 hasta junio de 1872, por la liberalización de la prensa a través de la ley Cánovas. Sigue siendo el órgano de los progresistas, y está dirigido en un principio por Desiderio de la Escosura, y luego por el mismo fundador Braulio Foz hasta el año 1872, siendo ambos adictos al general Prim.

Se vendía por subscripción al precio de 12 reales un mes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario