19.8.18

El Real Zaragoza no quiera al ayuntamiento de todos los zaragozanos

Nunca a la izquierda le resulta sencillo gobernar, pues los poderes no elegidos siempre son de derechas, sean económicos o de poder incierto pero contundente. Así que a la izquierda le quedan dos caminos y no siempre lo entiende. O gobierna si tiene fuerza con la contundencia de no importarle el qué dirán desde sus ideas y punto pelota, o gobierna desde la izquierda domesticada con políticas de derechas.

El plante soso y amenazador del Real Zaragoza al Ayuntamiento de Zaragoza, nos lo han dado a todos los zaragozanos, aunque sin duda no lo vean así los seguidores del Real Zaragoza. Para ellos es un bofetón a ZeC. Y se equivocan, pues simplemente es una muestra más de que los poderes reales los tienen los que saben manejar a la opinión pública, a la opinión publicada y los que tienen los sobres de fin de mes.

ZeC lo hace mal un día sí y el otro también. Son imberbes con barba, prepotentes y poco atrevidos, y además no han sido capaces de plantar cara a la derecha del poder zaragozano. Curioso que se les odie, pues no han hecho nada de nada. Si acaso sumar votos que se creían patrimonio propio de algunos. Pero en políticas de la pela, poco se ha notado que sean de izquierdas, y eso que tampoco les han dejado moverse un pelo. La propia “llamada” izquierda les han cortado el paso, a veces ganado a pulso por ZeC.

La institución del Ayuntamiento está por encima de todo. A ofrecer a la Virgen del Pilar fueron incluso cuando algunos destacados jugadores eran de otras religiones o de ninguna. Los 800.000 euros famosos son la duda cuando hay dudas. ¿O no hay dudas sobre la gestión de un equipo deportivo, cuando tanta falta hace en otros niveles municipales?

Visto con el tiempo, tal vez ZeC se precipitó al coger la alcaldía de Zaragoza, presa de las ganas por hacer cambios, sin saber bien qué iban a cambiar. Pero sin chulos sin tener suficientes soldados siempre se paga en las guerras con muchos heridos y a veces con la derrota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario