15.8.18

La pobreza en Zaragoza es muy abultada pero escondida

En lo que llevamos de agosto, ocho personas han aparecidas muertas en sus domicilios de Zaragoza, solos, abandonados en sus enfermedades, a veces incluso en edades no consideradas mayores. Ya hace meses detectamos esta necesidad no cubierta en Zaragoza, y se pensó en trasladar a septiembre los estudios de un sistema de radares urbanos voluntarios, para intentar paliar este problema.

En Zaragoza hay más de 500 personas que viven sin hogar, que no es el caso de estas personas. Es una fotografía de la Zaragoza algo escondida, mostrándonos esos brochazos dramáticos de una sociedad muy plural en sus problemas. A las más de 120 personas que duermen en verano en la calle, hay que añadir los que duermen en centros de acogida zaragozanos. Pero a esas 500 personas, además habría que sumar las que viven en una soledad absoluta en hogares de su propiedad o alquilados, más los que viven en condiciones infrahumanas en viviendas o locales sin condiciones mínimas.

Es la pobreza zaragozana que no siempre queremos ver. Personas que no tienen posesiones de ningún tipo, que necesitan comidas todos los días, un lugar para dormir pero también para sus necesidades más básicas. Los centros de apoyo social están saturados, lo están las asociaciones que se dedican a su ayuda, pero aun así queda mucho trabajo por hacer, muchas veces trabajo desconocido.

Y para nada hemos querido añadir a esta lista de problemas sociales, aquellos que son resuelto por las familias de estas personas, que disfrazan las estadísticas, con apoyo puntuales o constantes, y que logran cubrir las necesidades más básicas de miles de zaragozanos sin ingresos, sin futuro, sin trabajo, sin estabilidad emocional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario