11.4.17

Uruguay y Aragón. Espejos en despoblación

Hoy la BBC analizaba los motivos que llevaban a Uruguay a no crecer en número de habitantes, mientras que sí crecen los países vecinos. Un asunto que entronca directamente con la realidad de Aragón, que tampoco crece en habitantes mientras crecen las zonas a nuestro alrededor, y siendo la despoblación un gran problema, no somos capaces de encontrar las soluciones eficaces. Veamos qué tipo de reflexiones se hacen desde la BBC y en qué medida pueden extrapolarse algunas situaciones hacia Aragón.

Uruguay, país entre dos grandes como Argentina y Brasil tiene 3.400.000 de habitantes y 176.000 km2 de superficie. Su densidad de población es de 18,8 habitantes por kilómetro cuadrado. Con un 50% menos de tamaño que Ecuador, tiene 4 veces menos de habitantes. Y una renta superior la de Uruguay en 2,5 veces a la de Ecuador.

Aragón tenemos 28 habitantes por kilómetro cuadrado. Cifras muy similares con Uruguay, pues Cataluña por comparación tiene 234 habitantes por km2. Nuestra renta per cápita es un 50% superior a la de Uruguay.

En los últimos 30 años Uruguay no ha crecido mientras que sí lo han hecho países vecinos como Costa Rica o Nicaragua que de tamaño parecido en el año 1985 casi han duplicado el número de habitantes en los últimos 30 años. En estos mismos 30 años Aragón ha crecido un 9,7% mientras que Cataluña ha crecido un 22,5%. Si nos vamos a 45 años atrás, Aragón habría crecido un 14,5% mientras que Cataluña lo habría hecho en un 45%.


Uruguay parece anclado en los 3 millones y poco más de habitantes, y Aragón en ese poco más del millón de habitantes. Ambos territorios están intentando crecer en servicios turísticos.

Ambos espacios territoriales son enormes para su poca población, con una ganadería muy amplia, en un caso de vacas y en el otro de cerdos. Hay que señalar que la ganadería no necesita mucha mano de obra para manejar gran número de cabezas.

En ambos territorios la edad media es más alta que entre sus vecinos, lo que además de tener poca población les lleva ante el gran dilema si no estarán entrando en una situación de grave crisis existencial.

Nacen menos niños de las personas que mueren, aunque también es cierto que la mortalidad es a una edad más elevada que la media de sus vecinos.

En ambos casos, los jóvenes autóctonos emigran en gran número hacia otros territorios, bien a estudiar o a trabajar, y allí se quedan a formar hogar.

Uruguay tiene un capital que casi agrupa al 50% de su población total, y la segunda ciudad del país es 13 veces más pequeña. Aproximadamente Huesca es 13 veces más pequeña que Zaragoza que tiene el 55% de los habitantes totales de Aragón.

El número de hijos por pareja es inferior a la media de la zona asentada, tanto Uruguay como Aragón, y la edad en la que se tiene el primer hijo es más elevada también, lo que hace que la tasa de fecundidad sea menor y el recambio generacional muy bajo.

Pero curiosamente en Uruguay NO quieren ser más, no les preocupa su bajo número de habitantes, y están convencidos de que ser tres millones representa más ventajas que inconvenientes. Tienen más o menos aseguradas las pensiones y los sistemas financieros, son un problema con menos conflictos que sus vecinos, y ellos mismos responden con un claro: “Somos los que somos”. Y teniendo en cuenta que Uruguay mantiene una política prácticamente "de puertas abiertas" a los migrantes, otorgando "derechos de salud, trabajo, seguridad social, vivienda y educación en pie de igualdad con los nacionales", según las leyes uruguayas.

No les preocupa tanto aumentar en población como en aumentar la calidad de vida de los que ya viven en Uruguay. Se han planteado alguna vez poner discriminaciones positivas para que su sociedad tenga más hijos a base de impuestos y ayudas en la educación desde los 0 a 3 años, y no han querido trabajar eso. Prefieren que su sociedad sea libre para defender su futuro, sin una interferencia de sus gobiernos. Ser pocos les permite algunas ayudas sociales que siendo más habitantes no podrían con su propio sistema económico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario