5.4.17

Hablamos de la educación concertada y de la pública

Creo que cuando hablamos de educación pública y privada, concertada o puramente pública, hay tanta discordancia entre los grupos, que los unos no conocen a los otros en profundidad, para saber defender sus ideas y planteamientos, y para lograr mejorar la educación de los niños y jóvenes, que al fin, es de lo único que se debería tratar.

Hablaré pues un poco de educación, tras haber estado 4 años en el Consejo Escolar de un colegio concertado, 16 años en Consejos Escolares y de Dirección de colegio públicos y 12 años en la dirección de AMPAS públicas.

Mejor educación, siempre es mejor sociedad.

Tenemos en España tres modelos de educación, con arreglo a su forma de funcionar y a su modelo de ideología social. La privada, la concertada y la pública.

 La privada suele ser de ideología MUY conservadora y religiosa casi en su totalidad.
 La concertada suele ser de ideología conservadora religiosa, con algunas excelentes excepciones.
 La pública es de ideología progresista.

Pero los padres y profesores, excepto en la privada, son una mezcla perfecta de personas con diversas ideologías. En la privada no, pues se seleccionan con “cariño” exquisito. En la concertada hay muchas familias progresistas de todas las ideologías conocidas y por conocer.

Hay bastantes diferencias (entre concertadas y públicas) a la hora de trabajar con los alumnos, con los padres, con y entre los profesores. También es verdad que llegados a este punto es muy complicado generalizar pues hay de todo en la viña del señor.

Escuelas Concertadas muy duras con la participación ajena a “su” dirección, mientras que otras son mucho más proclives a la mezcla con las familias o incluso con los representantes institucionales. Las hay que implican y aplican la religión católica mucho más que otras, y muchas otras que sacan unos “cuartos” de debajo del suelo a la familias, mientras otras admiten que no se debe abusar.  Hay colegios concertados donde es imposible entrar si no tienen un nivel económicos y un pedigrí español a fuerza de análisis, mientras que en otras tienen una media mazclada, similar a los colegios públicos del entorno.

Pero sí hay métodos educativos que sorprenden y no se conocen. El “control de calidad” de los profesores y sus métodos, es más exigente en las concertadas que en las públicas que conozco, y son bastantes aunque todas de Zaragoza. Pero no me estoy refiriendo a controlar la ideología que se imparte, sino a controlar los métodos más eficaces para lograr un éxito final cuando los alumnos salen hacia FP o la Universidad. Los profesores de la concertada que conozco, se implican tanto como los mejores profesores de la pública. Y a la vez puedo (y debo) decir que bastantes profesores de la pública no se implican ni la mitad que los profesores de la concertada.

Los peores profesores me los he encontrado en la pública. Y los mejores y más implicados y que más horas metían por el morro, están repartidos entre ambos sistemas de colegios. En las concertadas también se publican datos de exámenes finales, medias de selectividad, etc. para comparar con las medias de la ciudad y con las de otros años, por edades, por materias o por aulas. Al menos para conocimiento de los profesores y del Consejo Escolar donde hay un representante del Ayuntamiento y varios de los padres y el AMPA.

Advierto para que no haya duda que mis hijos SIEMPRE han ido a la pública, en la básica y en la secundaria. Y luego en la Universidad, claro. No tengo manías ni debo favores.

Algo que también sorprende es la participación de las familias en jornadas de todo tipo. Más elevado por número en la concertada que en la pública. Y la predisposición al apoyo económico para materiales o cualquier otro pequeño ingreso extra alegal como poco, que se solicita y se cumple con casi ansia en los colegios concertados. Si en un colegio público se piden 5 euros a la familia que pueda pagarlos, para material, el lío que se arma es fabuloso.

Los odios entre profesores son menores en la concertada, pues se permiten mucho menos. Y en la concertada hay una dirección clara y contundente, y sobre todo muy respetada. Algo que sin duda no hay en la pública. Yo recuerdo que ya hace como unos 20/25 años ya propuse donde se debía que los colegios públicos tuvieran la figura del Director profesional. Una persona que ejerciera la función de director del colegio sin ser profesor, algo que sin duda les pareció a toda la familia escolar como una barbaridad, un pecado concebido sin gracia, una lujuria brutal. Dicen que para eso existen los inspectores, que me río yo de esto, pues son profesores ascendidos y por ello amigos de todos. Aunque tengan muy mala hostia.

Se trata, mucho cuidado, de salvar la escuela pública, y en cambio nos estamos enzarzando en una pelea que no nos conduce a ningún lugar, excepto a que la concertada aprenda a defenderse. Puede haber quien piense que la educación pública goza de buena salud y que no merece cambios importantes. Pero ante esto la concertada se ríe y se calla. Podemos creer que el componente profesional de los profesores es excelente. Pero hay que hablar con ellos con sinceridad. hay profesores en la pública que se dejan la piel y todas sus horas. Y hay…, bueno, hay…, digamos que también hay de los otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario