6.11.18

Peatonalizar la calle D. Jaime de Zaragoza es lo lógico

Las obras de la calle D. Jaime de Zaragoza son un sin vivir por lo que representan de batalla legal e ideológica entre grupos de presión zaragozanos. Recapitulemos. Lo que intenta hacer ZEC en la calle D. Jaime es algo muy habitual en ciudades españolas y europeas. Hay decenas de ellas, por no decir cientos, donde diversas zonas del centro de las ciudades, antes de terminar siendo peatonales, se convierten en calles con la calzada a la misma altura que las aceras.

Por que sí, efectivamente, en todas estas ciudades españolas y europeas, más pequeñas y más grandes que Zaragoza, hay decenas de calles céntricas, en sus cascos históricos, que son PEATONALES. Y no sucede nada. Al revés, los comercios y los peatones, los turistas y la movilidad están encantados con estas decisiones. Hay que viajar y verlas, no es nada complicado pues cerca de Zaragoza tenemos varias.

Yo todavía no conozca a ningún coche que circulando por su calzada, se pare a comprar en un comercio. NINGUNO. Así que no entiendo nada de esos comerciantes que se quejan de la peatonalización de calles, que a lo que conducen es a llevar a más peatones por sus calles. ¿Que en las calles peatonales, los viandantes no circulan pegados a los escaparates y lo hacen por donde les da la real gana, incluso por el centro de la calle, alejados de los cristales? Pues sí, es cierto esto.

¿Pero…, pero han mirado los precios de alquiler de los locales en calles peatonales o en calles que no son peatonales? Eso nos indica que siendo más caros, lo son porque son más negocio. Una calle peatonal, en Zaragoza, en Gerona o en Berlín, es una calle más rentable.

Una calle peatonal es mucho menos ruidosa, menos contaminante, más rentable, más humana.
Se pueden crear problemas de movilidad si convertimos una calle de tráfico rodado en calle peatonal. Efectivamente. Pero lo que hay que hacer es buscar soluciones a los problemas que se crean por mover los vehículos de zona. Soluciones de todo tipo. Que no nos quepa ninguna duda de que más tarde o más temprano, la calle D. Jaime será peatonal. Y el Puente de Piedra también. Así que lo lógico es empezar a reflexionar sobre qué soluciones necesitamos para que sus afecciones sean muy pocas. Y las ventajas que serán muchas, las debemos disfrutar cuanto antes, mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario