5.11.18

El Real Zaragoza todavía lo puede hacer peor

Ayer, con 19.000 zaragozanos viendo el bochorno de un Real Zaragoza incapaz y desaparecido, se produjo la confirmación lo que algunos intuíamos: que el equipo del Real Zaragoza, con independencia de su entrenador, es un grupito de hombres, en muchos casos incapaces incluso de ser jugadores de Segunda División, pues son retales mal dirigidos, cansados y fuera de lugar. 

Hemos pasado en pocas semanas de decir que éramos la mejor delantera de Segunda División a no saber llegar al área del contrario. Los pases hacia atrás cuando se perdía idiotamente, denotan la incapacidad que sólo se supera al observar que siempre se llega tarde al balón.

¿Cuáles son los problemas reales? Pues no los parecen saber los que están cerca o dentro, así que es imposible intuirlos por parte de los que estamos fuera. Lesiones, lentitud, fuera de posición, sistemas que no encajan, malos fichajes, miedo, miedo, miedo. ¿Pero miedo a qué? No puede ser ya peor. O sí. El silencio domina a un Real Zaragoza temeroso de que efectivamente, todavía podría ser peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario