18.6.18

Las personalidad personal de Zaragoza. Psicología social y urbana

Las ciudades las forman las personas, también Zaragoza, y por mucho que se intente desde los ayuntamientos u otros organismos públicos diseñar barrios y zonas globales de las ciudades, al final son las personas como tú las que conforman la personalidad de cada lugar en la ciudad, por muy diversos motivos, donde la sociología e incluso la psicología social, tienen un valor muy claro y complicado de manipular. Vamos…, que incluso sin saberlo, nos sabemos defender.

¿Por qué acera andan más los peatones y por qué motivo? 
¿En qué acera crees que se montan los comercios? 
¿Cuál de las dos aceras es más cara?

En toda ciudad existen muchos tipos de personas, muchos grupos muy diferentes, que se mueven y se agrupan por muy diversos motivos. Esa diversidad es la auténtica riqueza de las ciudades, y su particular personalidad. Tú y yo, nuestros vecinos, somos los que hacemos válidas a las ciudades.

Las personas se agrupan en asociaciones constituidas o no, que son las que de alguna forma mueven también las ciudades hacia una dirección u otra. Sumándose a lo que ya existe en su zona de influencia o en cambio, intentando moverlas o cambiarlas si no son de su agrado. A veces lo hacemos sin darnos cuenta de ello.

Veamos algunos pocos ejemplos de Zaragoza. No siempre bien conocidos por toda la ciudad, pero sí por los habitantes de sus zonas de influencia.

 La relación de Vadorrey con el Ebro es muy especial.

 Torrero y la República Independiente de Torrero son un signo unido.

 Montemolín ha sido una zona de acogida de vecinos rurales del Bajo Aragón.

 El Rabal es un Distrito con poco movimiento urbano de personas hacia otros barrios.

 La Magdalena es hoy un barrio rebelde y artístico.

Todo esto lo saben muy bien los que aspiran a sacar beneficio económico de las personas, y estudian los movimientos de todos nosotros en las ciudades, las motivaciones de los vecinos, y los cambios que se prevean en cada zona en particular, según lo que ellos hagan.

Antes de invertir en un nuevo McDonalds (por poner un ejemplo) se analiza muy bien el tipo de personas que se van a mover en la zona. Y la influencia que la apertura va a desarrollar en su zona de influencia. No se abre solo por el análisis posible de los beneficios del “hoy”, sino también por la influencia que su apertura tendrá en la zona y de qué forma se moverá todo el entorno en un futuro a medio plazo.

El McDonalds moverá su zona de asentamiento e inversión, pero serán las personas y vecinos, incluso sin ellos saberlo, los que en realidad darán sentido a esa inversión. Y por ello los que facilitan que se haga en una esquina o en otra de la misma ciudad, incluso del mismo barrio. 

Y lo hacemos no tanto acudiendo a comer un Big Mac como cambiando de acera en nuestros paseos, hablando de esa zona con otras personas, acudiendo a una cafetería que se ha montado a su vera, quedando con unos amigos empleando como punto de referencia esa zona, o simplemente mirando sin querer la luminosidad de los carteles. Todo mueve espacios, economía, decisiones personales.

¿Tú crees que la Torre del Agua de la Expo 2008 seguiría vacía si estuviera colocada en la orilla del Ebro junto a San Vicente Paul? ¿Y si se hubiera construido en el espacio del antiguo Cine Mola, frente al Corte Inglés, seguiría vacío el edificio? Los usos se construyen para y por las personas. Donde no hay personas, no hay usos válidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario