10.6.18

El Rastro de Zaragoza no sirve. Hay que ordenarlo y modernizar su servicio

El Rastro de Zaragoza ya no sirve para una Gran Ciudad, y hay que decirlo con rotundidad para buscar soluciones a algo que está herido y se ha escapado de las necesidades del siglo XXI. No tiene sentido urbano ni de servicios y no es similar a ningún Rastro de una ciudad grande, menos de una Gran Ciudad, si acaso de localidades medianas, de zonas metropolitanas o de zonas turísticas. O de ciudades como Zaragoza pero en países bastantes alejados de España.

Así que antes de plantearnos si los miércoles lo llevamos a otras zonas para diversificar los servicios, hay que analizar qué se necesita, dónde se quiere, y para cubrir qué servicios se desea crear un Rastro en condiciones.

La amalgama de puestos actuales no tiene sentido, faltan muchos tipos de servicios comerciales, tantos que se aleja tremendamente de los Rastros que podemos ver en otras ciudades similares a Zaragoza. No hay calidad, se repitan el mismo tipo de oferta comercial, no se intentan ordenar los tipos de ofertas para hacerlos variados y lógicos, y a veces da la sensación de que los responsables de mercados no han viajado por Europa o por no decir hacia otros lados similares a Zaragoza.

Los Rastros necesitan un lugar urbano fijo y reconocido por los usuarios, eso ya de entrada. Excepto los de zonas pequeñas que rotan por pueblos de hasta unos 200.000 habitantes. Esos tipos de Rastro son más bien mercados de alimentos con el añadido de algunos tipos de venta comercial hasta formar un conglomerado muy diverso que curiosamente ni en Zaragoza se dan.

Pero sin duda lo que nosotros conocemos en Zaragoza como la zona de “los ilegales” o los de viejo, es un espacio inexplicable en el 2018, que merece una ordenación, una limpieza, una lógica comercial, una estructura legal que encaje con su servicio, y no tanto en sus horas legales de apertura, como sobre todo en las horas ilegales de venta e intercambio. ¿Puede Zaragoza, conociendo lo que sucede en esa zona del Rastro, estar pensando en trasladarlo a otros barrios, como quien reparte lo que no es legal?

Claro que el Rastro de Zaragoza necesita nuevas soluciones. Sin duda. Y nuevos replanteamientos. Pero pasan antes que nada por definir servicios, necesidades y orden. Nada nuevo, pues con visitar algunos Rastro de los que se hacen a 300 kilómetros de Zaragoza y analizarlos, se sabe de qué forma hay que hacerlo. Hay bastantes, y diferentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario