11.6.18

¿Por qué no funciona bien el Cercanías en Zaragoza?

Que el servicio de Cercanías en Zaragoza es el gran desconocido no es de extrañar. No se utiliza, y andan desde Renfe preguntándose los motivos de tamaño fracaso en rentabilidad económica. No es tan complicado de saber. Cuando un servicio de transporte se monta con los elementos que se tiene sin pensar en diseñarlos de nuevo, sin analizar qué se quiere hacer, a dónde se quiere llevar a las personas, de dónde a dónde se mueven estas, los resultados siempre serán malos.

Somos la única ciudad mayor de 500.000 habitantes con un servicio de Cercanías malo, muy poco utilizado, montado muy tarde lo que hace que los ciudadanos ni lo contemplen, y con unas estaciones en la mayoría de los casos fuera de las líneas lógicas de uso. No va de ningún lugar importante a otro lugar que los futuros usuarios utilicen con normalidad. Y así es imposible que los números de viajeros encajen.

Zaragoza lleva 10 años con el servicio de Cercanías, la ocupación media es de 23 personas por tren que es un 4% de su capacidad. Los ingresos por billetes no cubren ni el 10% del coste de explotación. Y es el servicio de Cercanías más ruinoso de toda España.

Su frecuencia es mala, pero mucho peor son la colocación de sus muy pocas estaciones. Y los destinos a los que nos lleva el servicio. Delicias y Portillo no es el lugar más adecuado para un servicio de Cercanías que se quiere implantar de nuevo en una ciudad donde las paradas de los autobuses urbanos están a pie de calle y de tu zona de influencia. Coger el Cercanías en Delicias supone tener que entrar al corazón de la estación, es decir un gran paseo, y de hecho solo suben o bajan un 13% del total de viajeros de la línea. Sí que es correcta la estación de Goya y de hecho la utilizan el 41,1% del total de viajeros entre las 6 paradas del recorrido. De la de Miraflores es mejor no hablar ¿Habéis ido a verla? Es una excursión.

Los otros dos destinos son Utebo y Casetas. El primero utilizado por el 33,1% del total de viajeros es mucho más usado que el segundo. No os preguntéis el motivo. Si vemos donde están colocadas las estaciones del Cercanías en cada una de las localidades lo entenderemos enseguida.

Los 16,6 kilómetros de recorrido del Cercanías de Zaragoza contrastan y mucho con los recorridos de otras zonas de España. Si montamos un servicio que no va desde ninguna parte a casi ninguna parte, lo normal es que no lo utilice nadie. La respuesta va en la propia pregunta. No es tan complicado. Habría que multiplicar por 6 el número de viajeros para perder en la media del resto de servicios de Cercanías de toda España. Crecer al menos un 600%.

En Madrid tienen 370 km de recorrido, un total de 89 estaciones de las que 20 coinciden exactamente con estaciones de Metro lo que permite bajar de un servicio y coger el otro. Algo similar a lo que sucede en Zaragoza únicamente con la Estación Goya. En Madrid de las 9 líneas de Cercanías, cuatro de ellas hacen un recorrido mayor a la distancia que separa Zaragoza de Huesca. ¿Por qué no tenemos cercanías a Huesca? Yo sí que lo sé.

Madrid es grande, así que vayámonos a Sevilla. Son 5 líneas, 254 km en total y 37 estaciones. Nada que ver con Zaragoza. Cada 15-30 minutos de frecuencia para las líneas principales tiene dos líneas con una distancia superior a que tenemos entre Huesca y Zaragoza. Una de ellas con 106 km y la otra con 84 km.

En Valencia con 66 estaciones tienen 252 km de recorrido total para sus 6 líneas. Y cuatro de ellas superan la distancia entre Huesca y Zaragoza con 72, 73, 80 y 84 km cada una de ellas.

Y por último vayamos a ver someramente Donostia. Allí tienen una sola línea de Renfe con 30 estaciones y un recorrido de 81 km. Pero tienen también el Euskotren con 10 líneas muy largas que superan otra vez la distancia entre Huesca y Zaragoza pues se mueven desde Irún hasta pasado Bilbao. 

Efectivamente, las comparaciones son odiosas. Y tanto en Madrid como en Barcelona, Valencia o Donostia, los gobiernos de sus comunidades poner economías para tener estos servicios.

Hay que crecer en líneas diseñadas para ello (y no empleando las vías ya existentes) hacia destinos como Huesca, la Universidad San Jorge y Zuera, o hasta María de Huerva con paradas en lugares céntricos de Cuarte y Cadrete y sus polígonos industriales, pensar ya en ampliar el servicio hasta Alagón bien alargando la línea de Utebo o crear un servicio al Aeropuerto y como poco llegar hasta los polígonos de La Cartuja. Plantearse la salida hasta la Muela y sus polígonos industriales intermedios incluida Plaza y sin duda dar servicio al Aeropuerto de Zaragoza. Sin olvidarse de paradas urbanas en Cogullada o Malpica, incluso tal vez Mercazaragoza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario