3.9.18

Zaragoza. Donde nunca pasa nada. Ese es el truco

Zaragoza es la ciudad donde nunca pasa nada, o si pasa algo venial enseguida nos sacan en los medios como chufla o curiosidad, pero nunca con asuntos de poso. Y los tenemos. Efectivamente, que no nos pasa nada…, es pasar algo. Y pasar de todo…, curiosamente todos.

Llevamos en Zaragoza excesivos años anclados en la quietud. Desde el 2008, donde agotamos todas las pilas para nada, nos hemos quedado desustanciados y bobos, como pensando que con aquello ya tenemos para todo el siglo. Y no, simplemente fueron tres meses que luego nos hemos preocupado muy bien de tirarlos por la borda entre todos.

Mientras nuestro vecino Museo Guggenheim tuvo en el 2017 más de 1.300.000 de visitantes, el Ibercaja Goya tuvo menos de 80.000 visitas y el Pablo Gargallo 24.600. Son unas 3.700 visitas día contra 228 o 70 visitas. Si añadimos que a nuestros museos les suman las visitas a eventos y conferencias, veríamos que los números son todavía peores. Tenemos muchos más museos que Bilbao, pero mucho peor promocionados.

Pero nunca pasa nada. No sabemos donde montar el Rastro o el Mercado de las Pulgas, pero a nadie con mando se le ocurre pensar que tal vez el problema no es “dónde” sino “el qué y el cómo”

Queremos peatonalizar la calle Don Jaime y a los alcaldes de hace unos años o este…, no saben como ordenarlo con enjundia. Lo hacen de tapadillo o mal. Y los soldados contrarios lo primero que intentan es judicializar la decisión. Que sean los jueces los que decidan, pues los alcaldes y concejales no sabemos decidir.

Ya digo, en Zaragoza parece que nunca pasa nada, pues en realidad los unos logran que lo que hagan los otros no sirva para nada. Y mientras tanto Málaga, Bilbao, Vitoria, Pamplona o Valencia adelantándonos por arriba y por abajo. Ellos sí que saben vertebrarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario