23.9.18

Resultados del II Congreso Internacional de Innovación Educativa de Zaragoza

El II Congreso Internacional de Innovación Educativa celebrado en Zaragoza ha sido todo un éxito de participación y de resultados finales, ofreciendo a Zaragoza la posibilidad de convertirse por unos días en “La Primavera Educativa” que quiere encontrar respuestas de cara al futuro del aprendizaje y la innovación educativa. 

Sobre 1.400 profesores presentes más otros 2.000 conectados en streaming, con 300 alumnos en el Congreso y sumando 28 experiencias prácticas y 14 talleres, y dejando las intervenciones más importantes en internet en el canal de YouTube del Gobierno de Aragón para que se puedan seguir consultado, ha sido un gran éxito que debe animar a su continuación.


Estas son las primeras 10 claves de futuro, recogidas en este II Congreso Internacional de Innovación Educativa:

La transformación del mundo actual y el diseño de un mundo mejor empieza en la escuela. Tanto es así que la innovación en el aula se ha convertido en la medida de la innovación de un país y de una sociedad.

El colegio debe ser un sitio lleno de aventuras en el que los docentes propongan retos, para conseguir que cuando las madres y los padres pregunten a sus hijos qué han hecho en el cole, estos no respondan: “Nada”. En ese colegio caben y deben estar todos: docentes, familias y alumnado.

La innovación hay que compartirla con la comunidad educativa y crear ecosistemas innovadores. Con la suma se multiplican resultados.

El espacio físico puede convertirse en el tercer profesor. La arquitectura y el diseño son una herramienta para influir en la educación y pueden propiciar que el alumnado deje de ser pasivo en su aprendizaje y se active. El espacio debe generar motivación, no subordinación.

La mejor innovación es la que atiende a los que más lo necesitan. Hay que buscar el éxito de cada uno de los alumnos y personalizar el aprendizaje.

Debemos educar en el asombro, porque el asombro es el motor del aprendizaje, es el que permite al alumnado conocer lo que les rodea. Para conseguirlo, es importante que los menores no estén sobreestimulados, porque esto satura sus sentidos y bloquea el deseo de conocimiento.

Hay que entrenar al alumnado para hacer preguntas, no solo para dar respuestas.

Innovar no significa siempre ser el primero. Hay que fijarse en las buenas iniciativas y extenderlas.

En las aulas siempre debe haber motivación y un ambiente positivo. El alumnado debe sentir que creemos en él, que su espacio escolar le hace sentirse feliz.

Lo más importante que hay en un aula son las personas. Hay que intensificar las relaciones humanas y generar conexiones fuertes entre docentes y alumnado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario