18.8.17

Neptuno de Zaragoza y sus penas actuales

Nuestra historia está repleta de pequeños recuerdos que se nos caen a trozos. Este monumento del año 1774 no tiene quien lo quiera reparar. A su vera y durante muchos años, los zaragozanos pobres del centro de nuestra ciudad acudían a coger agua para sus hogares. Los ricos la compraban a los aguadores, que se la llevaban a sus casas en tinajas y burros.

Lleva unos años rota y en franca decadencia. No nos parece importar lo que hicieron nuestros abuelos. Somos muy modernos para eso. Creo que estamos esperando a que se hunda definitivamente. Un ahorro más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario