18.8.17

Zaragoza es una ciudad de intentos

La avenida de los Bearneses del parque José Antonio Labordeta de Zaragoza es uno de esos lugares calmados para pasear en solitario, mientras piensas en la inmensidad de la nada. 

En invierno sus altos árboles con sus ramas esbeltas, parecen llamar a los fantasmas. En verano su tupida sombra ayuda a creer que no hace calor tórrido. 

Las mañanas son el mejor momento, y la gran duda es…: ¿Por qué no hemos sabido arreglar toda esta zona como se merece la ciudad de Zaragoza? 

La rosaleda fue un intento de calidad, el pequeño jardín botánico un deseo de poner en valor a los jardineros municipales.

Zaragoza es una ciudad de intentos sin concluir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario