4.4.21

Otro bicho zaragozano, cabreado y gritando


Este bicho abunda por las calles de Zaragoza, es un virus que se multiplica, a veces de encargo y otras de gratis. Es un bicho típico en la Zaragoza del grito, de la queja, de la mirada perdida buscando las salidas. Las salidas no son lo mismo que la salida. Ni son más tampoco. Las salidas es constatar el caos y la necesidad de gritar para intentar ver el cielo limpio. Ahora estamos en tiempos de buscar salidas, ya se pasó el de buscar una salida. Se nos amontonan los problemas y los gritos callados y reprimidos. De momento estamos contenidos, pero ya se oyen rechinar los dientes. 

El Santo Sepulcro de la plaza San Nicolás de Zaragoza


Uno de los edificios históricamente más complejos de entender y contemplar y que todavía se conserva perfectamente es el convento de las Canonesas del Santo Sepulcro en la Plaza de San Nicolas de Zaragoza. Sorprende que todavía en las tripas de nuestra Zaragoza existan tan poco conocidos, edificios tan importantes históricamente, y tan poco puestos en valor para la ciudad pero también para el turismo, para el estudio, para entender desde donde viene Zaragoza y de qué manera se ha ido construyendo. Su ubicación en la ciudad es perfecta para explicar la historia de Zaragoza.

En la imagen vemos una representación del Santo Sepulcro, pero el convento tiene mucho más y sobre todo y estoy seguro, muchísimo más si se trabajara en potenciar su historia.