28.5.20

Nuevo modelo de las Residencias de Personas Mayores en Aragón

Nace una nueva Comisión en las Cortes de Aragón para reflexionar sobre el modelo de las Residencias de Personas Mayores en Aragón, sobre su papel y sobre todo sobre su integración en mayor o menor medida, tanto con Servicios Sociales como con Sanidad.

Durante muchos años hemos pensado que una Residencia para Personas Mayores debía ser como un gran Hotel preparado para estas edades y necesidades. 

Y tal vez en eso nos hayamos equivocado en parte, pues en el ánimo de dulcificar los años complicados que nos otorga la vejez disimulando las necesidades de las personas mayores, nos hayamos olvidado en parte de sus necesidades que van aumentando con el crecimiento en edad.

Las Residencias Privadas o Concertadas disponen de personal sanitario privado que no siempre corresponde con lo indicado en las contratas. Y a través de estos primeros desfases van aumentando los problemas tanto en Farmacia como en Alimentación, en tratamientos o en atención de Especialistas. 

Es cierto que parte de la salud de estos pacientes sigue recayendo en la Sanidad Pública, pero no en la medida en que se necesita controlar. Y de eso saben muchos las enfermeras de Centros de Salud públicos que tienen que atender a los “pacientes” de las Residencias.

Los modelos de gestión (pues hay varios) de las Residencias de Personas Mayores deben revisarse, y sus servicios y la relación con las plazas concertadas, y también sus espacios comunes, y su adaptación al siglo XXI, y su coste y su control. 

De hecho estos modelos actuales son un gran negocio para grandes empresas ajenas a la Atención Social o a la Salud, donde han ido recalando empresarios de nuevo cuño con el simple lamín de tener beneficios con las Personas Mayores. Y eso suena a feo. Como poco… a feo.

Tendremos que analizar qué grado de medicalización deben tener las Residencias, qué tipo de control sanitario global, qué tipo de actividades sociales y para la salud mental (como elemento de convivencia hacia la felicidad en todas las edades) deben tener estos establecimientos, incluso aprender de otros países modelos claramente diferentes para reflexionar sobre ellos y saber si encajan en nuestra propia sociedad.

¿Es bueno o malo un nuevo Hospital Privado en Zaragoza?

Ante la previsible instalación de un nuevo Hospital Privado en Zaragoza con ayudas públicas desde el Ayuntamiento, surgen las voces rápidas a favor y en contra, sin que se expliquen bien los motivos de unos y de otros. 

Y en este caso voy a entrar a intentar explicar lo más complejo: el motivo por el que muchos de nosotros NO estamos de acuerdo con que el Ayuntamiento facilite la instalación de un Hospital Privado, algo que parece ilógico pues se anuncia como una inversión y una posibilidad para crear empleo en Zaragoza. ¿Estamos tontos? Pues no.

Es curioso que el Ayuntamiento de Zaragoza durante muchos años, excesivos años —todos ellos creo desde que se detecta la necesidad— haya tenido muy poca atención por ejemplo para la construcción del Centro de Salud del Barrio Jesús, excepto la preceptiva entrega de unos terrenos en la zona hace una década. Lógico pero insuficiente. Nunca se han entablado conversaciones o negociaciones desde el Ayuntamiento de Zaragoza para presionar al SALUD en su construcción, excepto en el trabajo que se ha ido desarrollando desde la Junta de Distrito del Rabal incluida su concejala, pero no desde la Plaza del Pilar, desde Alcaldía. 


Es verdad que este trabajo es de la DGA y no desde el Ayuntamiento, pero si lo era, lo seguirá siendo ahora para entrar a valorar un Hospital Privado. Y si ahora se sale en los medios diciendo desde el Ayuntamiento de Zaragoza que se "quiere y se ayuda" no se entiende bien que nunca antes se haya hecho con la Sanidad Pública zaragozana desde la propia Alcaldía.

Pero tampoco se están realizado esfuerzos desde el Ayuntamiento de Zaragoza para dar solución a los problemas constantes y de complicada solución —si no es implicando a todas las partes— para resolver la MALA atención hospitalaria en la Margen Izquierda y todas las zonas rurales que le corresponde por Zona de Salud, cuando se admite por parte de todos que tanto el Hospital Royo Villanova como el Provincial son insuficientes, casi obsoletos en sus edificios y sin duda muy complicados de poder ampliar, por no decir imposible.

A eso habría que añadir que TAMPOCO desde el Ayuntamiento de Zaragoza se han sentado a reflexionar sobre el futuro del Hospital Miguel Servet, enfermo grave y se sabe, que tiene muy pocas soluciones sencillas y baratas, y que casi nunca ha entrado en planes tan sencillos como los de negociar su derribo controlado tras la construcción de uno nuevo, sino muy al contrario, seguir siendo ampliado y restaurado cuando a veces se sabe que sus defectos siguen escondidos. 


Ni tampoco ha solicitado entablar negociaciones serias con la MAZ para que este Hospital semi privado revierta a la ciudad de Zaragoza.

Por eso que el Ayuntamiento facilite la construcción de un Hospital Privado parece una buena idea si antes se hubieran puesto los mismos deseos y fuerzas para trabajar por la Sanidad Pública. Y no se ha hecho. 

¿Es esa incapacidad para defender lo Público lo que me lleva a posicionarse en contra de los Privado? Noooo. Solo eso no. 

Lo malo es que lo privado solo trabaja con lo fácil, y deja lo costoso para el sistema Público de Salud. Lo malo es que lo privado no está bien repartido entre la sociedad. 

Yo no me opongo a que una empresa, mil empresas se posicionan en Zaragoza. Incluso creo que es muy positivo. Y que necesitan apoyo, condiciones de ayuda, y aplausos. Pero solicito el mismo trabajo político (en este caso desde el Ayuntamiento) para negociar la instalación en calidad de lo que necesita Zaragoza para la Sanidad Pública.

Julio Puente (Ajovín)