2.10.19

CHA no está en el Ayuntamiento de Zaragoza y por eso vienen los recortes a los barrios

Los recortes que está aplicando el gobierno municipal de Zaragoza del PP y Ciudadanos con la mirada de VOX observando es para los barrios una tomadura de pelo. A muchas asociaciones de vecinos les ha costado años de negociación lograr migajas de los presupuestos de Zaragoza para obras de mejora que llevan en algunos casos décadas reclamando. Y cuando ya parecían haberlo tenido aprobado con ZEC, cuando era cuestión de pocos meses que si hicieran las obras pues estaban presupuestadas y aprobadas en Gobierno, van y faltan 1.200 votos a CHA para tener uno o dos concejales… y nos gobierna la derecha pues tiene mayoría.

El que no votó a CHA en realidad estaba votando a Ciudadanos aunque él no lo sabía. O más real todavía, estaba votando a Azcón del PP, que no pasa nada si es  eso lo que quieres, pero pasa todo si era lo que no querías.

Tal vez, no sé, igual y espero no ser muy cabrón, a los vecinos, a las Asociaciones de Vecinos habría que pedirles algo más de responsabilidad a la hora de implicarse en las peticiones de voto, y no dejar que todo salga como quiera el albur que tenga que salir.

A mi personalmente —y perdonarme— algunas asociaciones de todo tipo me han dicho que mecachis la mar salada, que por poco, que vaya pena que no estemos, que el gobierno de la derecha verás tú ahora qué jaleo. Pues sí, y eso es así sabiéndolo. Los vecinos implicados con sus barrios que son suficientes como para marcar tendencia y tener poder de cambio, igual deberían haber medido mejor sus influencias y haber trabajado de otra forma la necesaria ayuda que necesitan todos los partidos políticos en forma de votos.

Y parece tarde, pero ojo, cuidado, sorpresa, el 10 de noviembre volvemos a votar. Cada uno es responsable del futuro de todos. ¡¡Allá cada uno!!

1.10.19

Zaragoza es el corazón de Aragón, y por eso debe estar fuerte

Aunque cueste entenderlo (asumirlo) en Aragón, Zaragoza es el corazón que puede mover (o no) Aragón, como también hay que reconocer que gran parte de nuestras posibilidades lo son por la posición estratégica en la geografía del sur de Europa, entre las grandes ciudades de Madrid y Barcelona. 

Pretender un Aragón con una Zaragoza no mucho mas potente potente es condenar Aragón a una baja posibilidad de salir de su actual situación económica. Y la economía mueve a las sociedades.

Zaragoza debe mirar a Madrid, Barcelona y Valencia en este orden. No hay mucho más. Y luego repartir hacia su Aragón. No sirve de mucho mirar los ombligos del oeste pues son “muy suyos” y tampoco y por el mismo motivo las zonas del sur de Francia. A Cataluña con inteligencia del intercambio sí es posible hacer “negocio”. Así que al menos ya tenemos casi marcado el campo de juego. Nos falta y no es ninguna broma el sur de Tarragona.

El AVE se nos lleva posibilidad de negocio por la rapidez con la que acerca Barcelona a Madrid y viceversa, pero a cambio nos trae muchas otras posibilidades de intercambio y de crecimiento como punto medio. Algo similar si al final fuéramos capaces de articular salidas ferroviarias rápidas y sobre todo seguras desde Valencia por Aragón hacia Francia o hacia el País Vasco y viceversa.

Esta configuración de la economía geográfica nos permitiría hacer crecer la Zaragoza Metropolitana, desde Huesca hasta sus cincuenta kilómetros alrededor. 

No hemos sabido hacerlo mejor de momento, por mucho que lo intentáramos con el error de la Autovía Autonómica sin uso por adelantarse a su tiempo. Unir las carreteras de Castellón y Barcelona parecía buena opción si se hubiera realizado en clave de intercambio de Polígonos, y no tanto para no saturar los Cinturones de Zaragoza. O para complementar un Quinto Cinturón sobre Zaragoza que de momento ni está planificado.

Hoy la economía productiva tiene la obligación de ser segura, barata y rápida en sus tiempos de transporte de mercancías. Estar en buena posición geográfica es un gran activo, pero para ello debemos demostrar que se sabe poner en valor a costa de excelentes comunicaciones variadas. De esa manera lograremos comprar y vender, dejar pasar y lograr traer para almacenar. Tanto lo que producimos en Aragón como lo que vamos necesitando siempre para producir mejor y con más excelencia productos finales en todos los ramos, que sean competitivos por calidad y precio.

Zaragoza debería explorar más mercados exteriores de complejo análisis en la actualidad, como podrían ser los países sudamericanos y como ya lo son las zonas del Este y Sudeste de Asia a través del aeropuerto de Zaragoza y nuestro Polígono Plaza, ejemplo perfecto de sinergia entre Plataforma Logística moderna y muy extensa y unas salidas rápidas desde el aeropuerto cercano, y desde el ferrocarril y carretera perfectamente integrados en su recinto.