29.10.18

2.000 años de murallas, que en Zaragoza fue en 1976

En el año 1976 el Ayuntamiento de Zaragoza decidió celebrar el bimilenario de la fundación de la ciudad, utilizando un cómputo de fechas ya entonces discutibles. Pero algo había que celebrar y se hizo. El programa de actos fue oficialista y académico, como no podía ser de otra forma, viniendo de instituciones no representativas heredadas del franquismo.

La oposición democrática pretendió organizar su bimilenario "paralelo" y lo hizo desde el Seminario de Estudios Aragoneses, un grupo de ámbito cultural pero comprometido con las organizaciones políticas clandestinas. 

Pensamos que el logotipo y el lema de dicha campaña fueron los mismos que vemos representados en esta pegatina que os dejamos: “2.000 años de murallas”, junto a una Z compuesta de dos tramos, uno ascendente y otro descendente, de meridiano contraste cromático. Por cierto, tenemos que indicar que la reproducción de la pegatina no es demasiado buena, dado que estaba pensada para ser pegada sobre superficies de cristal.

El lema hacía referencia al "poder", siempre protegido e inaccesible para el pueblo, el ciudadano o los barrios. En aquellos momentos se soñaba con dar el asalto final a las ciudadelas del poder y conseguir la ansiada democracia que traería, también a nivel de la ciudad, participación descentralización e igualdad. Por otro lado, para las celebraciones oficiales los restos de murallas romanas que quedan en la ciudad tenían un valor icónico, mientras que la visión alternativa, en oposición, las tildaba negativamente. 

Hay que recordar también que la célebre canción de “La Muralla” marcaba una meta casi icónica a alcanzar en la nueva democracia, la de derribar las murallas y entrar dentro para organizar una nueva sociedad.

Según nos ha asegurado alguien que estuvo allí, el logotipo de la pegatina fue diseñado por el artista recientemente fallecido Carlos Ezquerra, dibujante de cómic mundialmente conocido por ser el coautor del Juez Dredd y nacido en Ibdes.
Nota.: La imagen pertenece al Archivo Tiempos de Lucha y Esperanza y en el texto ha colaborado Manuel Gálvez

No hay comentarios:

Publicar un comentario