15.5.18

Zaragoza se hunde, pero criticamos las tonterías de tontos

Tenemos ahora sobre la mesa zaragozana el caso político de ciertos gastos muy criticados (de una cuenta privada) por un responsable político de ZeC. Como nos falta respeto a la figura del político, incluso alentada por los propios políticos vecinos o presuntamente amigos/enemigos, esto va en aumento afectando gravemente al funcionamiento social de las instituciones, sean de Zaragoza, catalanas o españolas.

Mezclamos churras con merinas, añadimos picante, lo transformamos en idioma sencillo y lo vendemos como verdades. Pero son mentiras pues son parcialidades manipuladas, son titulares cortados y pegados.

Yo no conozco a (casi) nadie de ZeC, y me la trae (casi) al pairo lo que les sucede, excepto que afecte negativamente a la ciudad de Zaragoza. Pero las mentiras en estos tiempos ya no tienen las patitas muy cortas, sino que han aprendido a volar. 


Ya nadie quiere ser político, excepto los que se hacen hueco en las redes sociales para formar otro partido político más en Aragón. Y les aplaudimos con las orejas cerradas. Creemos que lo nuevo es mejor, cuando por no ser no es ni nuevo. Pero está disfrazado y grita mucho donde ahora se lee.

Y lo curioso es que somos otros políticos los que alentamos estas diarreas que ensucian, escondiendo información, dándola la vuelta, agarrando pelillos como hace el CSI y elevándolos a la categorías de pruebas irrefutables.

Mientras tanto Zaragoza languidece, los zaragozanos sufrimos la indignidad laboral, la falta de libertades y la escasez de futuro. Y sonreímos sin darnos cuenta de lo importante y quedándonos con lo que nos venden los brujos de las manipulación. Y (casi) me da igual si son de derechas o de izquierdas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario