3.5.18

¿Por qué pide el agua Murcia o Almería a Aragón?

Hay serpientes de verano y serpientes que duran eternamente. El tema de los trasvases de agua entre cuencas es uno de ellos. En teoría parecería un asunto fácil de resolver, lógico, con sentido común si nos atenemos a las simples visiones desde fuera de las necesidades no cubiertas. Pero es falso totalmente. 

Los trasvases, de los que se han escrito toneladas de documentos, siguen siendo un error social. Y ya no entro si además lo son en sus vertientes ecológicas, de inversión o de aprovechamiento de las aguas.

Efectivamente, Murcia, Almería y la zona del Levante español necesitan más agua de la que tienen. También Aragón. E incluso la zona de Albacete y Cuenca. Y la de Soria que está aquí al lado. Pero estos territorios necesitan más agua porque se han dedicado a crear esas necesidades sin tener cubierto el flujo de agua. 

En cambio, las zonas intermedias y presuntamente donantes como son Aragón o Cuenca y Albacete, parece ser que lo que deseamos para nuestro futuro es que veamos pasar el agua por nuestras orillas, y que no la podamos tocar pues hay que llevarla donde ya están las necesidades. Y a eso lo llaman solidaridad nacional.

Los invernaderos, inmensas extensiones tremendas de campos de plástico, se podrían crear en Aragón sin problemas. Solo es necesario tierra (y ya casi tampoco), agua y sol. Nada más. Bueno…, e inversión privada. 

Y alrededor de los miles y miles de campos de plástico se van formando centenares de empresas de valor añadido al producto agrícola. Es decir, riqueza para unos pocos grandes empresarios a costa del agua gratuita de otros territorios, que no han dispuesto de las ayudas o de las oportunidades para tener en sus zonas lo que se crea muy lejos, en espacios y territorios sin agua dulce pero con mucha agua de mar.

Pero vayamos más lejos. Si con el agua de Guadalajara o de Aragón se quieren hacer ricos unos pocos murcianos o almerienses, lo normal (en segunda oportunidad) sería que pagaran el agua, como tenemos que pagar el petróleo que consumimos. Aunque la primera oportunidad sería que esos campos de plástico se crearan en Aragón.

Porque además, junto al agua para los campos de plástico, se llevan el agua para el turismo, para los campos inmensos de golf verde, y todo hay que decirlo, porque les sale más barata el agua del Ebro, el agua aragoneses, que emplear la que ellos tienen de forma inmensa en el mar. 

Es más barato llevarse el agua del Ebro que desalar con técnicas perfectas, el agua de “su” mar que está en la orilla de sus campos. Agua que se bebe perfectamente, luego sin duda es agua que se puede emplear para regar. Si tuvieran que pagar el agua de Aragón, del Ebro, no la pedirían. No es necesidad vital, es jeta economiscista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario