12.5.18

En Aragón el posibilismo está prohibido

Íñigo Errejón habla sin tapujos de pactar con el PSOE y con Ciudadanos en Madrid, para lograr que funcione un gobierno estable en la capital, sin que el PP vuelva a tener el peso del control institucional que lleva desigualdad constantemente a la sociedad madrileña. No se le rompen las ideas ni la sensación del posibilismo válido con tal de que sirva a la sociedad madrileña.

Pero en Aragón el posibilismo está prohibido. Se piensa que si hablamos con alguien que no sea políticamente afín en sus totales y complejas identidades quedas marcado para siempre. Creemos que somos exquisitos, que nuestras verdades tienen que estar siempre profundamente limpias e inmaculadas de lo que consideramos manchas por el diálogo o las confluencias de la diferencia.

Pero la realidad es que la sociedad no puede esperar más a que decidamos si las soluciones son galgos o podencos, y mucho menos esperar que solo pasen por nuestro lado galgos y de un determinado color. Los problemas de nuestros aragoneses siguen creciendo y les siguen afectando todos los días. Y aquí está la respuesta clara del por qué, aun creyendo que tenemos todas las razones, nadie nos compra la razón.

En política hay que ser eficaz ante los problemas. Nunca hay que ser calmado ante las desigualdades si crees que eres progresista, nunca hay que dejar de creer en Aragón si te crees aragonesista. Y siempre debes buscar soluciones si quieres que se te tenga en cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario