18.4.18

Los al menos seis Aragón que convivimos

Zaragoza necesita a Aragón. Aragón necesita a Zaragoza. Pero no estamos por la labor. Las sociologías las mueven los políticos. Y por ahora los políticos de Aragón van ganando por goleada a los políticos de Zaragoza. No les corresponden ser más, pero lo son y han sabido tomar buenas posiciones.

El aragonesismo sin Zaragoza no puede existir, pero eso no lo saben los aragonesistas sobre un hipotético Aragón sin Zaragoza. Y cuando hablo de aragonesismo lo hago en su acepción sociológica, no ideológica, pues en estos años las ideologías producen sarpullidos.

Recomiendo leer este artículo de Luis Iribarren. Solo estoy de acuerdo con él en el 50%, pero es tanto el acuerdo, que me lo como todo. Aunque también he de decir que los rurales de Aragón no están de acuerdo conmigo en ningún 50%. Con lo cual es imposible avanzar.

Aragón tiene un enorme problema de identidad. No sabe qué es, y lo que es peor, no sabe qué quiere ser de mayor. Así nos quedamos anclados en la historia, que por cierto la escribieron los ganadores. La historia de Aragón y de Zaragoza nunca la han podido escribir ni los judíos ni los árabes.

Pero se nos olvida a veces que hubo una filosofía (modo de entender la vida y la sociedad) judía oriental junto a otra filosofía musulmana. No les podemos preguntar ni a Al-Muqamis o a Isaac Israelí o a SaAdia Gaon, qué opinarían del Aragón actual. Ni a estos tres ni al menos a otra docena de grandes pensadores de la época que además de ser aragoneses eran zaragozanos.

Es que se nos olvida (nos han obligado a olvidarnos) de que los aragoneses llevamos sangre árabe y judía, y que lo deberíamos llevar con orgullo y casi admiración. La sangre cristiana que nos llegaba a estas tierras era sangre guerrera, militar, sin mucha formación. En cambio la otra que era aragonesa de siglos era de científicos, de pensadores, de gramáticos o matemáticos, de gentes de paz que perdieron. Ganaron los cristianos y perdieron los judíos y los islámicos. La duda es si Aragón salió ganando o perdiendo.

Aragón necesita entenderse, unirse además. Aragón no es una sino como poco trina. Es el Alto Aragón, es "La Capital" y es el Bajo Aragón. Y si rascamos un poco por nuestras tierras, es media docena de "aragónes" 
distintos (palabra llana acentuada para remarcarla). Norte, Sur, Franjas del Este, Aragón Castellano, Ebro, Capital.

Mientras no haya gentes que sepan trabajar por un solo Aragón, lo tenemos crudo. Si sería complicado que se hiciera caso en Madrid a un solo Aragón, ni os cuento lo que sucedería si se dieran cuenta de que somos media docena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario