16.12.17

Curiosidades de La Lonja de Zaragoza

La Lonja de Zaragoza, bello palacio de la primera mitad siglo XVI fue un edificio renacentista municipal que se construyó para el comercio y la negociación comercial zaragozana, que hasta ese momento se realizaba en La Seo o en el exterior de otras iglesias del centro de la ciudad. Cambalaches e intercambios de negocios en las puertas de las iglesias importantes. 

En un principio se llamaba Lonja de Mercaderes. Es decir, Mercado de Dinero y Negocios, y fue la sede de la Tabla de Depósitos, un primitivo banco financiero, tomando como referentes las Lonjas de Mallorca y Valencia. Diseñó el proyecto el maestro Juan de Sariñena, siendo ésta su última obra.

Entre la cubierta que vemos en la imagen y el techo del tejado, hay una zona donde en algunos momentos se guardaron las armas que el Ayuntamiento de Zaragoza tenía para entregar a sus vecinos si era necesario salir a defender la ciudad. 

Hay un edificio muy similar también llamado Lonja en Valencia, y hay que suponer que la zona trasera de nuestra Lonja también tendría zonas para pasear mientras se hablaba de negocios que no fueran escuchados por nadir. Tenemos pues ante nosotros lo que fue un Banco Mercantil de la época, un lugar para hacer negocios. En la de Valencia hay incluso un pequeño sótano donde se juntaban lo más granado de la sociedad agrícola y mercantil valenciana a firmar documentos o negociaciones secretas.

Negocios de un capitalismo sin libros que se fueron convirtiendo en abusos y trampas, tantas que en 1681 se tuvo que cerrar La Lonja de Zaragoza y aunque el Rey Felipe V la volvió abrir 48 años más tarde, no pudo aguantar más de seis en caer otra vez en los abusos y trucos para pagar menos impuestos, por lo que fue cerrada definitivamente.

Durante una década de finales del siglo XVIII fue teatro entre el incendio del Teatro de Comedias en el año 1778 y la apertura del Teatro Principal en el año 1799. También fue edifico de Salón del Trono para visitas regias. Y edificio de fiestas mundanas y cenas de alto copete en los últimos años de la dictadura de Franco. Y cuando había democracia se utilizaba para dar mitines políticos y arengas de variado signo. 

Se empleó de almacén de trastos municipales, de sala de exposiciones como en la actualidad e incluso como edificio donde dar conferencias sesudas o lugar de recogida de los Gigantes y Cabezudos en unos años en los que parecía estorbar edificio de tanta alcurnia e historia pero en una zona excesivamente golosa. A mitad del siglo XX fue el lugar temporal donde se sorteaban a los reclutas y durante la Guerra Civil un almacén de víveres de primera necesidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario