12.10.17

Los globeros festivos en el Puente de Piedra


Unas fiestas sin globos no son fiestas, sin esos árboles de globos fosforitos que casi amenazan con elevar a los cielos a las vendedoras, no parecen unas fiestas de verdad y con la seriedad suficiente como para tenerlas en cuenta. Y Zaragoza no debe ser menos. Si alguna vez fallan las y los globeros, haría que alquilarlos, contratarlos como poco para disimular de que efectivamente, estamos en fiestas. Esos y los vendedores de sombreros mexicanos y pulseras de cuerdas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario