15.5.17

Alegoría al ahorro, escultura zaragozana un poco escondida

Sobre el solar entre el inicio de la Gran Vía zaragozana y el Paseo de Sagasta, se levantó a principios de los años 40 un edificio que iba a ser durante unos años la sede central de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja. Aquel solar, conocido con anterioridad por haber sido el velódromo de Zaragoza, recibía también el nombre de los Campos Elíseos.

Antes de la Guerra Civil se celebraban en estos espacios, bailes y fiestas, conciertos y cine al aire libre en verano, para la sociedad zaragozana que se lo pudiera permitir.  Ya en los años 30 fue terreno de campo de fútbol, hasta que en plena guerra civil se conviritó en un espacio para la instrucción militar y enseñanzas básicas para la guerra.

Tras la construcción del edificio en los primeros años 40, en el año 1945 el escultor zaragozano Félix Burriel Marín colocó allí la gran escultura que ahora vemos, encargada como remate por el arquitecto Teodoro Ríos Balaguer. Esta escultura, de artes, industrias, éxitos, triunfos, representa una alegoría al ahorro. Fundido en bronce dorado y con una altura de unos seis metros, está realizado variando las proporciones de los elementos para poder verse correctamente y con sensación de realidad, desde una distancia grande.

1 comentario: