26.3.17

Balsas de Ebro Viejo, en el año 1808

Cuando los franceses volvieron derrotados a su Francia tras el Primer Sitio de Zaragoza en el año 1808, los generales e incluso según dicen el propio Napoleón, les exigió sobre la mesa unos buenos planos de la ciudad de Zaragoza, pues no entendían la derrota.


En este plano que vemos arriba, de aquella Zaragoza de 1808, parcial para mostrar aquí más grande la zona de la margen izquierda del río, podemos ver las zonas inundables del Rabal, las hoy llamadas todavía Balsas del Ebro Viejo, una zona inundable y por donde había transcurrido el cauce del Ebro en no tan viejos tiempos. Zonas todas ellas hoy edificadas y evitadas las nuevas inundaciones con motas y sistemas de defensa del Ebro, aguas arriba.

2 comentarios:

  1. ¡Qué gran error el de Zaragoza resistiéndose a los franceses!!! El destrozo y la ruína que le supuso a la ciudad y a sus pobladores lastró a esta hermosa ciudad en su desarrollo posterior, sobre todo si lo comparamos con ciudades de tamaño semejante que no quedaron arrasadas...
    Total para luego sufrir el absolutismo del canalla y putero Fernando VII. Y la herencia se mantiene en el tiempo ¿verdad, JuanCa?
    ¡Páis de bobos desagradecidos!

    ResponderEliminar
  2. Pues tienes toda la razón. No hubo más. Cierto. Coincidimos.

    ResponderEliminar